200 años de turismo en Santa Pola

by

 

La excelencia de las playas de la bahía de Santa Pola, lejos todavía de las banderas azules y los certificados de calidad medioambiental, era ya reconocida hace dos siglos por los primeros “forasteros” –origen de los actuales turistas- que venían en temporada estival a disfrutar de estas aguas. El fenómeno debió ser de tal magnitud para un pueblo pequeño que los lugareños se vieron en la necesidad de ordenar esta incipiente actividad turística. Así se publicó el 20 de julio de 1810 el “Reglamento o método de vida que debe observarse por los que vienen a Santa Pola con motivo de recreo o a bañarse”.

Una Junta compuesta por seis vocales “sujetos de entereza y probidad” era responsable de hacer observar las normas a las familias, delegando en dos celadores que informaban a los llegados “con el objeto de baño o diversión” de estas ordenanzas, “a fin de que se entere bien de todos los capítulos y, asimismo, que le felicite en nombre de todos y le diga las casas de habitación existentes con tal objeto”.

El capítulo 2º reglaba las visitas de cumplimiento y etiqueta y el modo de vestir, con medidas que suponían cambios revolucionarios para principios del siglo XIX, acostumbrados a la etiqueta rigurosa en las actividades públicas: “queremos se den todos por cumplidos en la primera visita, ya sea en la calle, ya en las casas de la tertulia, etc., y sin excepción de clases ni personas, hombres ni mujeres, y que tanto aquéllos como éstas puedan presentarse en cualquier parte sin ropa justa, sin medias, etc. (sin peinar y sin la mayor limpieza en la ropa, en atención a lo mucho que se ensucia por el terreno y la humedad, y la dificultad que hay muchas veces en lavarla), pero con tal que se atienda siempre a la honestidad”.

La antesala del turismo gastronómico protagonizaba el tercer capítulo: “es innegable que no sólo con la diversión y recreo se puede vivir con satisfacción completa, si a esto no se junta la mejor elección de manjares, según que a cada uno le acomode”. Y como sobre gustos ni entonces ni ahora hay nada escrito, se permitía que cada uno -¡incluso las señoras!- pudiese tomar “las frutas, legumbres, carne, pan y demás, sin que por esto se les pueda llamar la atención en la menor cosa”.

Se designaban “casas de tertulias” para el juego y diversión, “en donde se juntarán a las horas que se destine, tanto por las mañanas, como por las tardes, y éstas tendrán obligación de proporcionar a los concurrentes mesa o mesas, sillas y demás necesario a dicho efecto”. Todos estaban obligados “a concurrir, a jugar o mirar, a no ser les dispense la Junta a quien acudirán en caso de querer eximirse”.

En una época en la que las diferencias sociales resultaban muy marcadas, el capítulo 6º obligaba a “tratarse con todos, aunque sea de inferior clase, sin que esto sea motivo para contraer obligación en lo sucesivo y fuera de él, recibiendo las finezas unos de otros y correspondiéndose con la mayor franqueza”.

Por último, el capítulo 7º repartía el tiempo de ocio y de descanso. Se respetaba la siesta “desde mediodía hasta las tres de la tarde por lo menos” y se establecía la medianoche como hora prudencial de retirada: “Luego que los que se bañan hayan finalizado esta operación todas las tardes, al regreso del mar podrán descansar en cualesquiera de las casas de los tertuliantes haciendo tiempo hasta que sea hora de cenar, y concluida la cena se irán juntando en la casa mantenedora donde se resolverá lo que se habrá de hacer, con el bien entendido que todo cuanto contribuya a la diversión y alegría, será permitido sin que ninguno tenga motivo para querellarse”.

Sin duda eran otros tiempos, casi 200 años nos separan, pero este reglamento marcaba un antes y un después en la distensión de las costumbres que todos experimentamos cuando disfrutamos de unas merecidas vacaciones.

Anuncios

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: